Samsung Galaxy Watch

Samsung Galaxy Watch

El Samsung Galaxy Watch es el último smartwatch de la compañía surcoreana hasta la fecha. Y es que pese a las malas previsiones que se daban para el sector wearable, lo cierto es que las compañías siguen innovando y sacando nuevas propuestas en un intento de hacer este tipo de dispositivos tan imprescindible como puede resultarnos un smartphone, aunque esta claro que este camino es largo y esta lleno de aciertos y fallos. 

Samsung con su división de Smartwatch siempre ha querido sacar modelos que agradasen a la gran mayoría del público. El Samsung Galaxy Watch es una renovación con todo lo más acertado de sus modelos anteriores. Siendo consecuente, su nombre debería haber sido Gear 4, pero Samsung ha querido unificar sus Smartwatch con la división Smartphone, resultando así este primer Samsung Galaxy Watch.

Puedes ver opiniones y las preguntas y respuestas de usuarios del Samsung Galaxy Watch en Amazon, tan sólo siguiendo este enlace.

Un reloj clásico con corazón Smart

Hasta ahora Samsung nos ha tenido acostumbrados a diseños deportivos y atrevidos, como el Samsung Gear S3 Frontier, pero con este modelo ha querido desmarcarse de esta línea, buscando una línea más neutra, buscando curiosamente un diseño que parece buscar pasar desapercibido, en la línea que separa la ostentosidad clásica de lo más puramente deportivo.

El Samsung Galaxy Watch esta disponible en tres colores de caja, compartiendo un acabado sencillo y mate. También se conserva el formato circular de la caja. 

El material en el que está fabricado es acero inoxidable, dando un aspecto clásico, lo que contrasta con los botones con textura o las marcas en la esfera que le otorgan una apariencia más deportiva. Gracias a su proceso de fabricación posee certificación de resistencia militar MIL-STD-810G e IP68, por lo que podremos sumergirlo hasta 50 metros, algo que lo hace idóneo para deportes como la natación.

La parte trasera, y para evitar posibles reacciones en la piel, es de plástico, con una textura muy suave. Aunque observes que el sensor de ritmo cardíaco sobresale, no te preocupes, no es nada incómodo una vez lo llevas puesto. Esta comodidad se traslada también a la correa de silicona. Es suave y se adapta a la muñeca. Muy cómoda, incluso tras mojarla. 

Características y Compatibilidad

El Samsung Galaxy Watch lo podemos encontrar en dos tamaños: 49 x 46 mm, un peso de 63 gr y correas de 22 mm. En la segunda opción tenemos 45.7 x 42 mm, 49 gr y correas de 20 mm. Además de las diferencias en tamaño hay también diferencias en los colores: estando el plateado para el grande y negro y oro rosa para el pequeño. Los dos comparten un grosor de 13 mm.

La pantalla tiene un tamaño de 1.3 pulgadas en el modelo grande y de 1.2 pulgadas en el pequeño. Está protegida por un Corning Gorilla Glass DX+, lo que hará bastante complicado rayarlo. 

El Samsung Galaxy Watch es compatible con Android, al menos a partir de la versión 5.0. La configuración es muy sencilla. Tan sólo tendrás que seguir los pasos de la aplicación Galaxy Wear, que tendrás que tener instalada en el móvil. También tendrás las aplicaciones Samsung Health para hacer uso de las funciones de salud.

Hay que señalar que no es necesario tener un móvil Samsung para tener el Galaxy Watch. Si tu móvil no es Samsung, tan sólo con instalar las aplicaciones arriba indicadas prácticamente no notarás la diferencia.

Si por el contrario tienes un iPhone, si que notarás algunas diferencias más importantes. Son las siguientes:

  • No podrás dar respuesta a las notificaciones.
  • No podrás controlar la música desde el reloj.
  • Sólo podrás usar las aplicaciones que sean gratuitas.

El Samsung Galaxy Watch tiene una curva de aprendizaje bastante sencilla, siendo el propio smartwatch el que nos irá sugiriendo opciones a modo de un pequeño tutorial de inicio, que dicho sea de paso, es bastante efectivo.

Tizen, un cerebro en desarrollo

Como es habitual, nos encontramos con un sistema Tizen gestionando la maquinaria del Samsung Galaxy Watch, esta vez basado en Wearable OS 4.0. El reloj viene con varias aplicaciones instaladas, y un catálogo que, más que limitado en cantidad (que también), la limitación viene digamos en popularidad (app propias de Samsung), siendo Spotify y Endomondo de las pocas conocidas que nos podamos encontrar. Aunque hay que decir que el resto de aplicaciones, aun no siendo muy conocidas, cumplen bien con su cometido.

En las aplicaciones nos encontraremos que la mayoría de ellas son un reflejo de nuestro smartphone, no siendo versiones completas pensadas para el smartwatch. En consecuencia, la independencia del Galaxy Watch es limitada en algunos aspectos, como por ejemplo el de las redes sociales.

El manejo del Samsung Galaxy Watch es tan cómodo como eficiente, y todo gracias a su bisel giratorio. Tan sólo con girarlo abriremos aplicaciones rápidamente. Por ejemplo, si lo giramos una vez veremos nuestra agenda. Girándolo dos iniciaremos un seguimiento de entrenamiento. Y si queremos escuchar nuestra lista de Spotify lo giramos tres.

Si tenemos alguna aplicación abierta y queremos acceder a ajustes tan sólo hay que deslizar de arriba hacia abajo. Con este gesto también entraremos en los controles multimedia.

Si queremos acceder a las notificaciones, giramos el bisel a la izquierda y ahí están. Además, la forma en la que aparecen es muy clara, estando agrupadas por aplicación. Y dentro de cada grupo veremos la notificación individual. De un vistazo lo veremos todo, todo un logro pensado para la pantalla del Samsung Galaxy Watch.

Y cuando hemos visto las notificaciones, ¿qué podemos hacer? Pues lo mismo que desde el smartphone. Podemos marcarlas como leídas, eliminarlas o contestarlas. Para contestarlas tendremos varias opciones. Podremos hacerlo a través del teclado T9 incorporado, o dictando nuestra respuesta. También podemos usar emojis, o la forma más rápida, respuestas predefinidas.

Enfocado en la salud

En el aspecto deportivo nos encontramos con todo tipo de sensores que nos acompañaran y medirán nuestra actividad diaria. Es destacable que muchos de los datos los podrá recopilar de forma totalmente autónoma, sin necesidad de tener cerca el smartphone, aunque si lo necesitará para poder volcar e interpretar estos datos, más concretamente la aplicación Samsung Health.

El Samsung Galaxy Watch nos permite la monitorización de diferentes activdades deportivas. Podremos obtener datos al hacer Running, Ciclismo, Caminar, Gimnasio o Natación. En todos ellos estará funcionando de forma bastante correcta tanto el sensor de ritmo cardíaco como el GPS. 

Muy probablemente nos encontraremos con el ligero inconveniente de que a la hora de contabilizar las repeticiones de sentadillas, por ejemplo, nuestro dispositivo cuente a la baja y tengamos que realizar más de las necesarias para alcanzar el objetivo fijado.

Uno de los objetivos del Samsung Galaxy Watch es mejorar la salud de su propietario. Es por eso, que una de sus funciones es la alerta por inactividad. Esta alerta salta cuando llevas más de una hora sentado o tumbado, y mediante una notificación te invitará a caminar un poco. Y no sólo eso, sino que también te puede sugerir que hagas algunos ejercicios preestablecidos, como movimientos de brazos o caderas. Al poco tiempo de tenerlo te aseguro que notarás los beneficios.

El sensor de ritmo cardíaco que incorpora el Samsung Galaxy Watch medirá nuestras pulsaciones constantemente. No obstante, lo podemos programar para que lo haga cada 10 minutos y así ahorrar batería. Y no sólo eso, sino que si detecta un caso anómalo nos informará, como por ejemplo si estando en reposo tenemos pulsaciones muy altas. 

Gracias a esta misma función, el Samsung Galaxy Watch nos dará un informe detallado sobre nuestro sueño. Horas de sueño profundo, fases del sueño y la calidad del mismo. 

Una batería mejorada

Uno de los principales aspectos a considerar a la hora de comprar un smartwatch es la duración de su batería. Y es que de poco nos serviría un dispositivo capaz de hacer de todo si no es capaz de acompañarnos durante todo el día sin pasar por el cargador. En este aspecto el Samsung Galaxy Watch ha hecho los deberes, ya que su batería nos acompañará sin problemas durante casi 48 horas de uso intensivo. No obstante, cuenta con modo ahorro de energía, con el que podrá alargar su autonomía hasta una semana.

Características técnicas

Pantalla 1,3″ en modelo 46 mm y 1,2″ en modelo 42 mm
Super AMOLED
Resolución 360 x 360
Corning Gorilla DX+
Dimensiones En el modelo de 42 mm 41,9 x 45,7 x 12,7 y 49 gr
En el modelo de 46 mm 46 x 49 x 13 y 63 gr
Bateria En el modelo de 42 mm 270 mAh
En el modelo de 46 mm 472 mAh
Procesador Exynos 9110 Dual core 1.15GHz
Memoria 768 MB RAM + 4 GB Memoria interna
Conectividad Bluetooth 4.2, Wi-Fi b/g/n, NFC, A-GPS/Glonass
Sensores Acelerómetro, giroscopio, barómetro, HRM, luz ambiental, sensor ritmo cardíaco
Compatibilidad Android 5.0 o posterior
iPhone 5 o superior, iOS 9.0 o superior

¿Qué nos ha parecido?

En nuestra opinión, el Samsung Galaxy Watch es un smartwatch para todos los públicos, fácil de manejar, rápido e intuitivo. La duración de batería permite no tener que estar pendiente de tener cerca la base de carga. La estética que posee hace que encaje con prácticamente cualquier estilo, sin ser demasiado voluminoso ni pesado. Una vez nos acostumbramos, nos olvidamos que lo llevamos.

Encender la pantalla para ver la hora con un simple movimiento de muñeca es un valor añadido. En lo que a funciones deportivas se refiere podría mejorar. Si lo queremos para ese uso únicamente podemos encontrar opciones más atractivas. Es fácil prever que Samung no tardará en lanzar una actualización que mejore la experiencia de uso. En cualquier caso, si queremos un smartwatch todoterreno que cumpla bien con todas sus funciones y sustituya a nuestro reloj de toda la vida, con el Samsung Galaxy Watch acertaremos seguro. Puedes comprarlo desde este enlace en Amazon, disfrutando de todas las ventajas que ofrece. Además, al hacerlo desde aquí, a ti no te cuesta ni un céntimo más y nos apoyas para que podamos seguir con este blog y tomarnos alguna taza extra de café.

 

Ver Precios y Colores

  Lo Mejor   Lo Peor
  • Buena autonomía
  • Diseño neutro
  • Durabilidad de materiales
  • Poco software ajeno
  • Debe mejorar la tarea de contabilizar

 

¡Comparte!

Deja un comentario